lunes, 9 de enero de 2017

LOS HERALDOS NEGROS Y HAYDEÉ






Hace diez años partiste al viaje, al único... acá te extrañamos aún... vives en nuestra memoria y en nuestro corazón... espero estés donde estés bailes al ritmo del universo...


Los Heraldos Negros


Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! 
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, 
la resaca de todo lo sufrido 
se empozara en el alma... ¡Yo no sé! 

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras 
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte. 
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas; 
o los heraldos negros que nos manda la Muerte. 

Son las caídas hondas de los Cristos del alma 
de alguna fe adorable que el Destino blasfema. 
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones 
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema. 

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como 
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada; 
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido 
se empoza, como charco de culpa, en la mirada. 

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

sábado, 26 de marzo de 2016

Capa y Gerda





Erne y Gerta


Capa y Cartier-Bresson conversan sobre una foto 
y el francés le pregunta cuántas fotos buenas ha hecho.
 “Dos, ¿y tú?”. Cartier-Bresson responde: “Una”.


El viejo contaba siempre que en Barquisimeto llegó una mujer enviada de Madame Blavatsky que vaticinaba el cambio de la humanidad por el nuevo lugar de la mujer en la sociedad, decía que hasta ahora el mundo había aleteado con una sola ala, que era el hombre, que con el nuevo lugar de la mujer en el mundo, sería la otra ala, que completaría a la humanidad y la haría elevarse a alturas inimaginables. Me parece bella la imagen, y por experiencia personal, lo creo.

Hay artistas solitarios, pero no es el caso de Robert Capa, que no es un sólo fotógrafo sino la con conjunción afortunada de Erne Ernö Friedmann y Gerta Pohorylle, que juntos publicaban sus fotos con el seudónimo: Robert Capa. Capa (Erne para la vida pública) y Gerda Taro fueron corresponsales de guerra, bueno lo fue Erne y Gerda lo acompañaba pero ambos fotografiaban al punto de que hoy es imposible decir qué fotos de de quién. 

De cualquier forma no importa que creemos en lo que dijo la enviada de la Blavatsky y recordamos el  mito de andrógino puesto en boca de Aristófanes por Platón. Así que en medio de terribles conmociones de la humanidad esta dupla, que era uno solo ser, o que se elevó al número tres, en dirección a la perfección, hicieron de las fotos más recordadas de la historia reciente del mundo, y convirtieron al foto reportaje como en una religión para los noveles fotógrafos. 

Su carrera marcada por la controversia de fotos montadas, dicen que son falsas El miliciano muerto, los milicianos disparando en campo abierto, (poco creíble) etc. Llamado mentiroso, de igual forma él y Taro fueron los primeros fotógrafos de la guerra civil española. Además de tener grandiosas fotos de la Segunda Guerra Mundial, la primera guerra de Indochina y otros conflictos bélicos del mundo. Son notables sus fotos de Picasso y de varias actrices de la época dorada de Hollywood. Además de las extraordinarias fotos y de que a la final fue el hombre el que se llevó las glorias, Capa fue co-fundador de la Agencia Magnum.

Creo que la pareja ríe desde donde estén y disfrutan de sus fotos juntos, como ejercieron la profesión. 


  
Miliciano muerto. Cerro muriano, Córdoba. 1936. El nombre del miliciano Federico Borrel García. 

lunes, 29 de febrero de 2016

Federico, mi niñez, Yerma y la poesía que no es útil

Foto: Federico al piano. revista abretelibro.com


Pienso en Federico, lo conocí como de niño, aún la poesía era algo útil en mi vida diaria, con sus rimas deliciosas me llevó a España, a lo andaluz, supe del flamenco, de Cervantes, baile una sevillana con la profe de flamenco en medio de un bar abarrotado, me enamoré con sus romances. Federico es como un amigo de infancia, que me enseñó los celos terribles en Yerma, trabajé en esa obra como Juan, y sufrí de unos celos que me mataban, pensé en la Carmen de Saura y la trama de la obra de me enrredaba con la realidad... Federico me enseñó la música de la poesía, junto a su piano oí las nanas más hermosas, con sus letras sufrí como personaje, como actor la muerte interior de un hombre. Quizá con Federico pasé de niño a adulto, no lo sé, pero como un buen amigo de la infancia, en estos días donde la adultes no deja que la poesía sea útil, el recuerdo de todo lo vivido junto o con Federico me reconforta, con la mirada segura del tiempo.

Así para retornar a este espacio olvidado de mí mismo que es este blog arranco con esto de Federico García Lorca, espero les guste tanto como a mí...



La Casada Infiel



Y que yo me la llevé al río 
creyendo que era mozuela, 
pero tenía marido. 

Fue la noche de Santiago 
y casi por compromiso. 
Se apagaron los faroles 
y se encendieron los grillos. 
En las últimas esquinas 
toqué sus pechos dormidos, 
y se me abrieron de pronto 
como ramos de jacintos. 
El almidón de su enagua 
me sonaba en el oído, 
como una pieza de seda 
rasgada por diez cuchillos. 
Sin luz de plata en sus copas 
los árboles han crecido, 
y un horizonte de perros 
ladra muy lejos del río. 



Pasadas las zarzamoras, 
los juncos y los espinos, 
bajo su mata de pelo 
hice un hoyo sobre el limo. 
Yo me quité la corbata. 
Ella se quitó el vestido. 
Yo el cinturón con revólver. 
Ella sus cuatro corpiños. 
Ni nardos ni caracolas 
tienen el cutis tan fino, 
ni los cristales con luna 
relumbran con ese brillo. 
Sus muslos se me escapaban 
como peces sorprendidos, 
la mitad llenos de lumbre, 
la mitad llenos de frío. 
Aquella noche corrí 
el mejor de los caminos, 
montado en potra de nácar 
sin bridas y sin estribos. 
No quiero decir, por hombre, 
las cosas que ella me dijo. 
La luz del entendimiento 
me hace ser muy comedido. 
Sucia de besos y arena 
yo me la llevé del río. 
Con el aire se batían 
las espadas de los lirios. 

Me porté como quien soy. 
Como un gitano legítimo. 
Le regalé un costurero 
grande de raso pajizo, 
y no quise enamorarme 
porque teniendo marido 
me dijo que era mozuela 
cuando la llevaba al río.

domingo, 3 de mayo de 2015

EL PROCESO CREATIVO Y DUANE MICHALS

Foto: DUANE MICHALS BY ABE FRAJNDLICH, 2001



Revisando una entrevista a Duane Michals, me encuentro con este texto que me hace viajar entre las rimas místicas de Rimbaud a las ideas de Platón, me plantean preguntas sin respuestas, más que respuestas a mis preguntas. Ser partícipe del proceso como vehículo es casi como sentirse parte del universo, estar en armonía con él.

Interesante estas ideas que me hacen un poco estremecerme, y me hacen añorar los días en los que me dedicaba exclusivamente al arte, la literatura, las cosas bellas. Pero en mi búsqueda de un equilibrio entre lo material y lo espiritual, ( si no es muy pretencioso de mi parte llamarle así) creo que se aproxima una meseta en la que puedo con más holgura disfrutar de estas cosas que me gustan. Y que son importantes, pues si no fueran importantes Por Qué en los grandes cataclismos de la humanidad con sus vergonzosos episodios como quemas de libros, persecuciones a poetas, músicos, artistas, mutilaciones a interpretes, encarcelamientos, desapariciones de escritores, si no son importantes estas cosas para la humanidad ¿Para Qué perseguirlas? ¿Para Qué vetarlas?

Así me entrego a mis humildes reflexiones, a manera de ejercicio del pensamiento y de escritura y les dejo el fragmento de la entrevista que me hizo pensar en estas cosas.


No soy un creador. Lo que hago es permitir que la energía creativa se exprese por sí misma. Yo no invento los pensamientos, los pensamientos vienen a mí. No sé de dónde vienen: es parte de la mente, parte de la conciencia. Cuando se me ocurre algo, y reconozco que es una idea interesante o provocativa, respondo a ella y hago que ocurra. Pero no soy la fuente de las ideas. Creo que el mundo es una gran conciencia creativa. La mente es una gran conciencia creativa. Lo que hago es que, cuando las ideas se me ocurren, aprendo a distinguirlas confiando en mi intuición, y verdaderamente creo que una idea es un regalo. Soy parte del proceso creativo. No me considero la fuente del proceso creativo. Duane Michals

miércoles, 1 de abril de 2015

CURSO DE COLISIÓN CON LA BELLEZA




Aragüaney. Fernando Trabanco. www.artelista.com




Vi una frase en una película hace poco, decía: "Todos los días amanece y anochece, eso nos da dos oportunidades de ponernos en el camino de la belleza" Eso me ha puesto a reflexionar sobre la belleza y la cotidianidad. He pensado que ponerse en el camino de la belleza es dejarse chocar por ella en su curso. Es cierto que podría uno interponerse en el camino de un amanecer y un atardecer, iba pensando en eso mientras caminaba a buscar un paquete en la encomienda, y de pronto choco conmigo la imagen poderosa de un árbol hermoso, imponente, jubiloso y mudo, en medio de la calle, en medio del caos cotidiano. Una muestra de que la belleza está ahí siempre, pero sólo está para los ojos dispuestos, los oídos abiertos, la mente concentrada, el alma abierta, no lo sé.

En mi experiencia personal nunca he ido a buscar el curso de la belleza, creo que la belleza se desborda a sí misma y lo arrolla a uno, que si estas despierto, consciente, atento, podrías en lugar de interponerte con la belleza, ir directo a ella. Con la belleza me he sentido así, en curso de colisión, con probabilidades que me atropelle, la belleza es como un caballo descarriado, que se lleva por delante a quien sea. Dejamos de ver lo hermoso de lo aparentemente sencillo, o hacemos sencillo las maravillas cotidianas. Pienso que debemos estar atentos, debemos estar conscientes, la vida misma es bella, y cada instante es bello sólo en la medida que nos dejamos maravillar por el instante mismo. ¿Cómo no estar en el camino de la belleza si la belleza reina el universo? Todos lo que ocurre en el universo es bello, sólo debemos mirar con atención.

Así me he sentido arrollado, atropellado, inundado, arrasado, arrastrado por la belleza, aún en sueños, aún en medio de la oscuridad, me siento ínfimo en medio de un universo repleto de pequeñas cosas que no son más que la belleza desbordada. El día es más que la oportunidad de ponerse en el curso de la belleza, el día es la oportunidad de llenar nuestra vida de instantes que valen la pena. 

CATULO EL AMOR Y EL ODIO








Este poema de Gayo Valerio Catulo inicio del Carmen 85, quizá el más famoso de este poeta. A mí me lo enseñaron hace años y hoy viene a mi corazón sin razón clara, pienso es hermoso y verdadero.


"Odi et amo. Quare id faciam, fortasse requiris.
Nescio, sed fieri sentio et excrucior..."

"Odio y amo. Quizás te preguntes por qué hago esto.
No lo sé, pero siento que así ocurre y me torturo..."




jueves, 27 de noviembre de 2014

EZRA POUND ESCONDIDO ENTRE LAS CAJAS




Foto: http://www.hispaniainfo.es/web/2013/02/24/cantar-xlv-con-usura/ezra-pound/



Poco querido por sus posturas políticas, sin embargo pienso que las palabras del poeta trascienden al hombre. Son estadios distintos de la existencia, si en su vida común tuvo errores de esos que no perdonan las posturas del siglo XX, sus palabras lo elevan, lo usan quizá como vehículo, la poesía eleva al hombre, no sólo al individuo a la especie humana, nos conecta con otras dimensiones, es un estado elevado de la consciencia, o de la inconsciencia... Y aún con lo que le puedan achacar al poeta, sus experimentos con el verso libre, su forma de hacer palabra, de construir versos inspiró a varios importantes escritores, tal vez Ginsberg no se habría atrevido a gritar su Howl sin haber conocido las palabras de Pound. Digo más la poesía de vanguardia le debe mucho, como crítico, promotor, redactor ayudó a muchos de los grandes: Yeats, Eliot, Joyce, Frost, Hemingway y otros recibieron su ayuda y beneficio. Aunque muchos ponen en duda sus conocimientos de las lenguas de las que decía hacer traducciones, llevó la poesía china y mantuvo presenta las obras clásicas griegas y latinas en los poetas de habla inglesa. Así por ejemplo la referencia constante de la generación Beat a los temas de poesía asíaticos, tal vez fue influencia de este menospreciado poeta. 

Así con esta justificación pongo estos poemas de Ezra Pound, o tal vez porque alguna tarde en unas cajas de libros en la casa de mi amigo Héctor conseguí un pequeño libro, que me lleve, no recuerdo si con permiso, pero todos saben que los libros buscan su propio destino. Así es libro me ha acompañado por muchos años, a veces se esconde tímido entre otros pero siempre está allí, entre mis pequeños tesoros preciados. 

El Manto


Guardas tu pétalo de rosa
hasta que el tiempo de la rosa finalice,
¿Crees acaso que la Muerte te besará?
¿Piensas que la Casa Oscura
te encontrará un amante tan bueno
como yo? ¿Te echarán de menos las nuevas rosas?

Elige mi manto, y no el manto de polvo
bajo el que yace el pasado año,
duda del tiempo
no de mi ojos.


Un pacto

Yo hago un pacto contigo, Walt Whitman.
Ya te he detestado lo suficiente.
Llego a ti como un niño crecido

Que ha tenido un padre testarudo;
Ya tengo edad para hacer amigos.

Fuiste tú el que partió la nueva leña,
Ahora es el tiempo de tallar.

Nosotros tenemos la raíz y la savia:
Que haya intercambio entre nosotros.


Δώρια 

Sé en mí como el ánimo eterno
del viento frío, y no
como las cosas efímeras—
regocijo de flores.
Tenme en la intensa soledad
de los riscos sin sol
y de las aguas grises.
Deja que los dioses hablen de nosotros en voz baja
de ahora en más,
y que las flores sombrías de Orco
te recuerden.