martes, 12 de junio de 2018

LA MULTITUD DE TU HERMOSURA Y ESTE CORAZÓN SOCAVADO







En medio de esta tristeza que me embarga desde Octubre, me doy cuenta que pasa el tiempo y no se me quita, pienso jamás se me quitará. Este vacio que me socava la estructura de mi corazón, no me destruye como una bomba, me va carcomiendo de a poco. Palabras terribles, la verdad, siempre la ruda, cruel, despiadada verdad.

En medio de esta ciudad en ruinas que es mi ser, en medio de tanta destrucción, muy a pesar de mí, he podido andar, ver cosas hermosas, y guisar algunos platos nuevos. Platos esperanzados, platos inspirados en un amor que quizá nunca fue. Siempre la multitud de tu hermosura. No verás nunca cuanto te he querido, no hay espacio suficiente en este corazón socavado para tanto amor, nunca lo supe expresar, se que es tarde.

Frente a la vida, frente a la muerte, siempre tus ojos, siempre tu nombre.

De pronto esta canción, de la nada.



Drexler desde lo más profundo de mi corazón para ti, que quizá nunca pudiste ver cuanto te he querido.

viernes, 11 de mayo de 2018

SANTO ESTEFANO BELBO, LAS TRUFAS Y LOS DAIMONS



 Cesare Pavese. 
Foto: http://griseldagarcia.blogspot.com/


Hace algún tiempo pasé una temporada en la región de Cuneo, al norte de Italia, andaba en cosas de cocina. Dormíamos en un pueblo cercano, un pequeñisimo pueblo en una montaña llamado Albareto de la Torre. Entre Dolcetos y Barolos conocimos esa región, entre turrones y mieles la saboreamos, entre verdes y ventiscas la caminamos. 

Los Fines de semanas paseabamos por la región y llegamos a otro pequeñito pueblo de San Estefano Belbo. Llegamos ahí cómo llevados por un guía invisible. Bello pueblito de la región, tranquilo, hermoso. Resultó que ese pueblito fue cuna de uno de los poetas que más aprecio, que no es otro que Cesare Pavese (1908-1950)

Entre esas montañas, entre esos árboles encontré su casa como escondida entre las raíces de una encina, ahí nació este daimon, este conector entre lo divino y lo terrenal. Como otros, forzó su salida de este mundo, ¿Qué oculta cosa vislumbraran en sus andadas los poetas? ¿Qué cosa los hace huir de este mundo? ¿Será tan hermosa la visión de otras realidades? ¿Cuál oscuro secreto conocen los poetas que huyen de esta vida? 

La única respuesta: la poesía misma. Acá pongo uno de sus poemas que más me gustan y me elevan.



Vendrá la muerte y tendrá tus ojos...

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
-esta muerte que nos acompaña
de la mañana a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un vicio absurdo-. Tus ojos
serán una vana palabra,
un grito acallado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sola sobre ti misma te inclinas
en el espejo. Oh querida esperanza,
también ese día sabremos nosotros
que eres la vida y eres la nada.
Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como abandonar un vicio,
como contemplar en el espejo
el resurgir de un rostro muerto,
como escuchar unos labios cerrados.
Mudos, descenderemos en el remolino.

Versión de Carles José i Solsora

viernes, 30 de junio de 2017

RUBEN DARIO, LAS TARDES EN EL PATIO, LA POESIA Y EL AMOR









Desde aquellas tardes en el patio de Alto Chama, cuando debajo de una trinitaria leíamos poesía y tomábamos té, mi corazón montuno y temeroso aprendía de amor al son de esos versos deliciosos. Una amiga quien me acompañaba en mis intentos amorosos, nos hablaba de la rima exquisita de Sonatina. Mi corazón latía al ritmo de aquellos ojos negros detrás de esos lentes. Engañoso es el corazón sobre todas las cosas... A esa edad seguía a mi corazón torpemente, a esta edad lo sigo con un poco más de pericia. 

Dicen que Rubén Dario nunca había visto un nenúfar en persona, pero un día en París, en un jardín se extraño por tan extrañas flores y alguien le aclaro al maestro que eran aquellas que tanto había nombrado en poemas. Los poetas son seres extraños, suprahumanos, son seres que no necesitan de la experiencia como situación aleccionadora, o del contacto como experiencia educativa. Su vida trascurre en otros estadios, en otras dimensiones, su forma de ver el mundo, su forma de construirlo en las palabras crea nuevos mundos, nuevos universos, nuevas dimensiones en las que es un pequeño arquitecto, o un gran demiurgo. El poeta no escapa del mundo, esta en este mundo para mantener contacto con otros mundos, con la divinidad, con el fin último, con el infinito, o con la nada. 

Quizá sea la poesía el ritmo de las esferas, y puedan estos seres oír esos ritmos por medio de órganos sutiles  de su cuerpo, quizá tengan un oído desarrollado para oír los ritmos del universo, tal vez son conexión, contacto con otra forma de energía. En la antigüedad la poesía y la música no estaban separados como actualmente lo están, no se podía concebir los versos sin tomar en cuenta la música, no se interpretaba poesía sin instrumentos musicales. Recordemos los coros griegos, la tragedia, los aedos, la íliada que era cantada. Hoy día esa musicalidad se escapa, no se percibe o suena pero muy quedito entre verso y verso. Amo la musicalidad de la poesía que está ahí, a la vista de todos y nadie la ve, se esconde en medio de las letras, de las frases, de los párrafos. 

El primer libro que compre por voluntad y con mi propio dinero fue una edición de Ayacucho con la poesía de Rubén Darío. Aún la tengo, fue un siete de diciembre en la tarde, luego esa noche viajamos a las velas de Mucurubá. Mi corazón henchido de amor, mi corazón tratando de ser daimón, en su locura entraba en contacto como un poeta con dimensiones superiores, el amor me hacia enamorarme de más cosas que el objeto mismo de mi amor. El amor, que mueve el universo, el amor que me ha movido mi pluriverso, el amor y la poesía.

En mi familia había tradición de declamación me recuerdo niño dormido entre dos sillones, con la chaqueta de papá como cobija oyendo a lo lejos a Albio Contreras y a Héctor Troconis declamando. Mi abuelo mismo declamaba unos versos que él mismo escribió a San Cristobal de Torondoy, ese pueblito incrustado en el corazón de las montalas andinas... mis maestros me enseñaron la importancia de la memoria y la delicia de apoderarse de poemas, me enseñaron que la importancia de un idioma estaba dada por la calidad de sus poetas, me enseñaron a disfrutar de los poemas en su idioma original, me transmitieron su amor por los versos, la poesía, su musicalidad y su importancia suprema en el mantenimiento de la cordura del ser humano y del ritmo universal.

Mi amiga que me acompañó en mis aventuras amorosas en ese patio de la trinitaria, esa amiga que me mostró la sonoridad increíble de los versos de Barbas Jacob y de Borges, esa amiga partió pronto al encuentro de su destino, ella no aguantó el llamado de los otros estadios y se cansó de ser conexión, no hizo más poesía, se hizo ella misma poema. Por cierto, que esa amiga no era el objeto de mi amor, solo me acompañó en mis aventuras amorosas, ella vive aún en el viento de la tarde, en los rayos de luz entre las ramas de la trinitaria eterna.

Responso a Verlaine


       

1   Padre y maestro mágico, liróforo celeste 
    que al instrumento olímpico y a la siringa agreste
    diste tu acento encantador; 
    ¡Pánida! Pan tú mismo, que coros condujiste 
5   hacia el propíleo sacro que amaba tu alma triste,
    ¡al son del sistro y del tambor!

    Que tu sepulcro cubra de flores Primavera;
    que se humedezca el áspero hocico de la fiera,
    de amor, si pasa por allí;
10  que el fúnebre recinto visite Pan bicorne;
    que de sangrientas rosas el fresco abril te adorne,
    y de claveles de rubí. 

    Que si posarse quiere sobre la tumba el cuervo,
    ahuyenten la negrura del pájaro protervo
15  el dulce canto de cristal
    que Filomela vierta sobre tus tristes huesos, 
    o la harmonía dulce de risas y de besos,
    culto oculto y florestal

    Que púberes canéforas te ofrenden el acanto;
20  que sobre tu sepulcro no se derrame el llanto,
    sino rocío, vino, miel;
    que el pámpano allí brote, las flores de Cíteres,
    y que se escuchen vagos suspiros de mujeres
    ¡bajo un simbólico laurel!
 
25  Que si un pastor su pífano bajo el frescor del haya,
    en amorosos días, como en Virgilio, ensaya, 
    tu nombre ponga en la canción;
    y que la virgen náyade, cuando ese nombre escuche,
    con ansias y temores entre las linfas luche,
30  llena de miedo y de pasión.

    De noche, en la montaña, en la negra montaña 
    de las Visiones, pase gigante sombra extraña,
    sombra de un Sátiro espectral;
    que ella al centauro adusto con su grandeza asuste;
35  de una extrahumana flauta la melodía ajuste
    a la harmonía sideral.

    Y huya el tropel equino por la montaña vasta; 
    tu rostro de ultratumba bañe la luna casta
    de compasiva y blanca luz;
40  y el Sátiro contemple, sobre un lejano monte,
    una cruz que se eleve cubriendo el horizonte,
   ¡y un resplandor sobre la cruz!
 
 
 
Sonatina 
 
La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa? 

Los suspiros se escapan de su boca de fresa, 

que ha perdido la risa, que ha perdido el color. 

La princesa está pálida en su silla de oro, 

está mudo el teclado de su clave sonoro, 

y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor. 


El jardín puebla el triunfo de los pavos reales. 

Parlanchina, la dueña dice cosas banales, 

y vestido de rojo piruetea el bufón. 

La princesa no ríe, la princesa no siente; 

la princesa persigue por el cielo de Oriente 

la libélula vaga de una vaga ilusión. 


¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China, 

o en el que ha detenido su carroza argentina 

para ver de sus ojos la dulzura de luz? 

¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes, 

o en el que es soberano de los claros diamantes, 

o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz? 


¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa 

quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, 

tener alas ligeras, bajo el cielo volar; 

ir al sol por la escala luminosa de un rayo, 

saludar a los lirios con los versos de mayo 

o perderse en el viento sobre el trueno del mar. 


Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata, 

ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata, 

ni los cisnes unánimes en el lago de azur. 

Y están tristes las flores por la flor de la corte, 

los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte, 

de Occidente las dalias y las rosas del Sur. 


¡Pobrecita princesa  de los ojos azules! 

Está presa en sus oros, está presa en sus tules, 

en la jaula de mármol del palacio real; 

el palacio soberbio que vigilan los guardas, 

que custodian cien negros con sus cien alabardas, 

un lebrel que no duerme y un dragón colosal. 


¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida! 

(La princesa está triste. La princesa está pálida.) 

¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil! 

¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe, 

(La princesa está pálida. La princesa está triste.) 

más brillante que el alba, más hermoso que abril! 


-«Calla, calla, princesa -dice el hada madrina-; 

en caballo, con alas, hacia acá se encamina, 

en el cinto la espada y en la mano el azor, 

el feliz caballero que te adora sin verte, 

y que llega de lejos, vencedor de la Muerte, 

a encenderte los labios con un beso de amor». 

viernes, 2 de junio de 2017

75 AÑOS DESDE QUE TUS MANOS PERDIERON EL OFICIO DE DAIMON




75 años de esa tos fiera que te quito el oficio de daimon... 75 años desde que saliste de tus 30 años que no fueron vida, mas valía la muerte en la frontera, no lo sé... tus palabras sencillas como cebollas, marcaron mi alma y las de todos quienes te leímos. A una cadena perpetua atada a tus palabras me has condenado en tus versos.

Quienes te cantan no saben quién fuiste, quien te recuerda como yo, no sabemos del hondo profundo de tu alma... hoy como si del cielo cayera me empaparon tus versos. 

LAS MANOS


Dos especies de manos se enfrentan en la vida,
brotan del corazón, irrumpen por los brazos,
saltan, y desembocan sobre la luz herida
a golpes, a zarpazos.

La mano es la herramienta del alma, su mensaje,
y el cuerpo tiene en ella su rama combatiente.
Alzad, moved las manos en un gran oleaje,
hombres de mi simiente.

Ante la aurora veo surgir las manos puras
de los trabajadores terrestres y marinos,
como una primavera de alegres dentaduras,
de dedos matutinos.

Endurecidamente pobladas de sudores,
retumbantes las venas desde las uñas rotas,
constelan los espacios de andamios y clamores,
relámpagos y gotas.

Conducen herrerías, azadas y telares,
muerden metales, montes, raptan hachas, encinas,
y construyen, si quieren, hasta en los mismos mares
fábricas, pueblos, minas.

Estas sonoras manos oscuras y lucientes
las reviste una piel de invencible corteza,
y son inagotables y generosas fuentes
de vida y de riqueza.

Como si con los astros el polvo peleara,
como si los planetas lucharan con gusanos,
la especie de las manos trabajadora y clara
lucha con otras manos.

Feroces y reunidas en un bando sangriento
avanzan al hundirse los cielos vespertinos
unas manos de hueso lívido y avariento,
paisaje de asesinos.

No han sonado: no cantan. Sus dedos vagan roncos,
mudamente aletean, se ciernen, se propagan.
Ni tejieron la pana, ni mecieron los troncos,
y blandas de ocio vagan.

Empuñan crucifijos y acaparan tesoros
que a nadie corresponden sino a quien los labora,
y sus mudos crepúsculos absorben los sonoros
caudales de la aurora.

Orgullo de puñales, arma de bombardeos
con un cáliz, un crimen y un muerto en cada uña:
ejecutoras pálidas de los negros deseos
que la avaricia empuña.

¿Quién lavará estas manos fangosas que se extienden
al agua y la deshonran, enrojecen y estragan?
Nadie lavará manos que en el puñal se encienden
y en el amor se apagan.

Las laboriosas manos de los trabajadores
caerán sobre vosotras con dientes y cuchillas.
Y las verán cortadas tantos explotadores
en sus mismas rodillas.

lunes, 9 de enero de 2017

LOS HERALDOS NEGROS Y HAYDEÉ






Hace diez años partiste al viaje, al único... acá te extrañamos aún... vives en nuestra memoria y en nuestro corazón... espero estés donde estés bailes al ritmo del universo...


Los Heraldos Negros


Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! 
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, 
la resaca de todo lo sufrido 
se empozara en el alma... ¡Yo no sé! 

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras 
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte. 
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas; 
o los heraldos negros que nos manda la Muerte. 

Son las caídas hondas de los Cristos del alma 
de alguna fe adorable que el Destino blasfema. 
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones 
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema. 

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como 
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada; 
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido 
se empoza, como charco de culpa, en la mirada. 

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

sábado, 26 de marzo de 2016

Capa y Gerda





Erne y Gerta


Capa y Cartier-Bresson conversan sobre una foto 
y el francés le pregunta cuántas fotos buenas ha hecho.
 “Dos, ¿y tú?”. Cartier-Bresson responde: “Una”.


El viejo contaba siempre que en Barquisimeto llegó una mujer enviada de Madame Blavatsky que vaticinaba el cambio de la humanidad por el nuevo lugar de la mujer en la sociedad, decía que hasta ahora el mundo había aleteado con una sola ala, que era el hombre, que con el nuevo lugar de la mujer en el mundo, sería la otra ala, que completaría a la humanidad y la haría elevarse a alturas inimaginables. Me parece bella la imagen, y por experiencia personal, lo creo.

Hay artistas solitarios, pero no es el caso de Robert Capa, que no es un sólo fotógrafo sino la con conjunción afortunada de Erne Ernö Friedmann y Gerta Pohorylle, que juntos publicaban sus fotos con el seudónimo: Robert Capa. Capa (Erne para la vida pública) y Gerda Taro fueron corresponsales de guerra, bueno lo fue Erne y Gerda lo acompañaba pero ambos fotografiaban al punto de que hoy es imposible decir qué fotos de de quién. 

De cualquier forma no importa que creemos en lo que dijo la enviada de la Blavatsky y recordamos el  mito de andrógino puesto en boca de Aristófanes por Platón. Así que en medio de terribles conmociones de la humanidad esta dupla, que era uno solo ser, o que se elevó al número tres, en dirección a la perfección, hicieron de las fotos más recordadas de la historia reciente del mundo, y convirtieron al foto reportaje como en una religión para los noveles fotógrafos. 

Su carrera marcada por la controversia de fotos montadas, dicen que son falsas El miliciano muerto, los milicianos disparando en campo abierto, (poco creíble) etc. Llamado mentiroso, de igual forma él y Taro fueron los primeros fotógrafos de la guerra civil española. Además de tener grandiosas fotos de la Segunda Guerra Mundial, la primera guerra de Indochina y otros conflictos bélicos del mundo. Son notables sus fotos de Picasso y de varias actrices de la época dorada de Hollywood. Además de las extraordinarias fotos y de que a la final fue el hombre el que se llevó las glorias, Capa fue co-fundador de la Agencia Magnum.

Creo que la pareja ríe desde donde estén y disfrutan de sus fotos juntos, como ejercieron la profesión. 


  
Miliciano muerto. Cerro muriano, Córdoba. 1936. El nombre del miliciano Federico Borrel García. 

lunes, 29 de febrero de 2016

Federico, mi niñez, Yerma y la poesía que no es útil

Foto: Federico al piano. revista abretelibro.com


Pienso en Federico, lo conocí como de niño, aún la poesía era algo útil en mi vida diaria, con sus rimas deliciosas me llevó a España, a lo andaluz, supe del flamenco, de Cervantes, baile una sevillana con la profe de flamenco en medio de un bar abarrotado, me enamoré con sus romances. Federico es como un amigo de infancia, que me enseñó los celos terribles en Yerma, trabajé en esa obra como Juan, y sufrí de unos celos que me mataban, pensé en la Carmen de Saura y la trama de la obra de me enrredaba con la realidad... Federico me enseñó la música de la poesía, junto a su piano oí las nanas más hermosas, con sus letras sufrí como personaje, como actor la muerte interior de un hombre. Quizá con Federico pasé de niño a adulto, no lo sé, pero como un buen amigo de la infancia, en estos días donde la adultes no deja que la poesía sea útil, el recuerdo de todo lo vivido junto o con Federico me reconforta, con la mirada segura del tiempo.

Así para retornar a este espacio olvidado de mí mismo que es este blog arranco con esto de Federico García Lorca, espero les guste tanto como a mí...



La Casada Infiel



Y que yo me la llevé al río 
creyendo que era mozuela, 
pero tenía marido. 

Fue la noche de Santiago 
y casi por compromiso. 
Se apagaron los faroles 
y se encendieron los grillos. 
En las últimas esquinas 
toqué sus pechos dormidos, 
y se me abrieron de pronto 
como ramos de jacintos. 
El almidón de su enagua 
me sonaba en el oído, 
como una pieza de seda 
rasgada por diez cuchillos. 
Sin luz de plata en sus copas 
los árboles han crecido, 
y un horizonte de perros 
ladra muy lejos del río. 



Pasadas las zarzamoras, 
los juncos y los espinos, 
bajo su mata de pelo 
hice un hoyo sobre el limo. 
Yo me quité la corbata. 
Ella se quitó el vestido. 
Yo el cinturón con revólver. 
Ella sus cuatro corpiños. 
Ni nardos ni caracolas 
tienen el cutis tan fino, 
ni los cristales con luna 
relumbran con ese brillo. 
Sus muslos se me escapaban 
como peces sorprendidos, 
la mitad llenos de lumbre, 
la mitad llenos de frío. 
Aquella noche corrí 
el mejor de los caminos, 
montado en potra de nácar 
sin bridas y sin estribos. 
No quiero decir, por hombre, 
las cosas que ella me dijo. 
La luz del entendimiento 
me hace ser muy comedido. 
Sucia de besos y arena 
yo me la llevé del río. 
Con el aire se batían 
las espadas de los lirios. 

Me porté como quien soy. 
Como un gitano legítimo. 
Le regalé un costurero 
grande de raso pajizo, 
y no quise enamorarme 
porque teniendo marido 
me dijo que era mozuela 
cuando la llevaba al río.